Respirar

Me acostumbré a la niebla,
Mis pulmones se hicieron a respirar el aire viciado
Y me engañé creyendo que, a aquel rincón bajo tu ala,
Podía llamarle hogar.

La de veces que deseé saltar al vacío.
Cuando volar o no volar daba igual.
Solo saltar…

Aquellos días en los que
Quererte y que tú me quisieras
no era lo mismo.
Lo primero te daba fuerzas,
Lo segundo me restaba libertad a mi
Y el tiempo se encargaba de ir tejiendo,
Alrededor de mis ojos, una bonita venda.

Lo hago por tu bien decías…
Soñé con huir tantas veces,
Abrir las ventanas,
Cortar la venda,
Coger impulso,
Saltar,
Y por fin, respirar.


Comentarios

Entradas populares