Tu ausencia

Te fuiste, dejándome solo conmigo porque era la única parte a la que prestaba atención cuando estábamos juntos, esa parte del nosotros a la que ya no soporto... que irónico, ¿no?

Te fuiste, porque cometí el error de creerte mía cuando fui yo quien siempre te perteneció a ti, pero eso tú ya lo sabías...

Así que me fui, poniendo como pretexto alejarme de tu ausencia, sin querer ver que siempre la llevaría conmigo. Agarradita a mi espalda. Clavándome con vehemencia sus uñas. Recordándome que te perdí.

Y bebo. Y no es que ahogue mis penas en alcohol, es que siempre creo encontrarte en el fondo de cada vaso. Y cuando lo acabo te pierdo y vuelvo a llenarlo de nuevo como si estuvieras esperándome ahí...

Comentarios