Frenar enero

Comienzo 2017 en modo Vanesa Martín: con ganas de frenar enero porque dice que viene fuerte. Siento el vértigo ante el precipicio y a la vez la necesidad de saltar. Porque este 2016, a pesar de haberse llevado a una persona importante en mi vida, me ha traído grandes experiencias y emociones que me da hasta pena que se vaya…



Harta de listas de propósitos que al final acabo por no cumplir, este año he optado por darle otra vuelta de tuerca cogiendo esos trocitos de poemas que me inspiran y, espero que me ayuden a ser un poquito más feliz.

¿Te apuntas?

1. Hoy le grito al espejo “guapa” y le gano un día a la vida. Victoria Ash..

2. Reconocer lo que valgo, para dar lo que soy. Irene G Punto.

3. Nadie que te haga sentir pequeño merece verte crecer. Chris Pueyo.

4. Haz siempre lo que te dé la gana, pero si prometes no fallar, no lo hagas. Defreds.

5. El tiempo no es oro, el tiempo son besos por dar. Sara Buho.

6. No busque en la herida lo que está en tus manos. Sara Buho.

7. Trata de aprender a respirar profundamente, a saborear la comida cuando comes y, cuando duermas, a dormir como un tronco. Intenta estar vivo de verdad, con todas tus fuerzas, y cuando rías, ríe hasta partirte de risa. Y cuando te enfades, enfádate bien. Trata de estar vivo porque ya estarás muerto suficientemente. Ernest Hemingway.

Y 8.  De la mano del gran Charles Bukowski mi poema favorito con diferencia:

Si no te sale ardiendo de dentro,
a pesar de todo,
no lo hagas.
A no ser que salga espontáneamente de tu corazón
y de tu mente y de tu boca
y de tus tripas,
no lo hagas.
Si tienes que sentarte durante horas
con la mirada fija en la pantalla del ordenador
ó clavado en tu máquina de escribir
buscando las palabras,
no lo hagas.
Si lo haces por dinero o fama,
no lo hagas.
Si lo haces porque quieres mujeres en tu cama,
no lo hagas.
Si tienes que sentarte
y reescribirlo una y otra vez,
no lo hagas.
Si te cansa sólo pensar en hacerlo,
no lo hagas.
Si estás intentando escribir
como cualquier otro, olvídalo.

Si tienes que esperar a que salga rugiendo de ti,
espera pacientemente.
Si nunca sale rugiendo de ti, haz otra cosa.

Si primero tienes que leerlo a tu esposa
o a tu novia o a tu novio
o a tus padres o a cualquiera,
no estás preparado.

No seas como tantos escritores,
no seas como tantos miles de
personas que se llaman a sí mismos escritores,
no seas soso y aburrido y pretencioso,
no te consumas en tu amor propio.
Las bibliotecas del mundo
bostezan hasta dormirse
con esa gente.
No seas uno de ellos.
No lo hagas.
A no ser que salga de tu alma
como un cohete,
a no ser que quedarte quieto
pudiera llevarte a la locura,
al suicidio o al asesinato,
no lo hagas.
A no ser que el sol dentro de ti
esté quemando tus tripas, no lo hagas.
Cuando sea verdaderamente el momento,
y si has sido elegido,
sucederá por sí solo y
seguirá sucediendo hasta que mueras
ó hasta que muera en ti.
No hay otro camino.
Y nunca lo hubo.

Ya no te garantizo que me veas por aquí el miércoles que viene, si te has dado cuenta hoy ni siquiera es miércoles pero voy a tomarme el blog así, por un tiempo, y esperar a que salga rugiendo de mi…

Cojamos con ganas este 2017, come on!!

Comentarios

Entradas populares