La novia

“¡Porque yo me fui con el otro, me fui! Tú también te hubieras ido. 

Yo era una mujer quemada, llena de llagas por dentro y por fuera, y tu hijo era un poquito de agua de la que yo esperaba hijos, tierra, salud; pero el otro era un río oscuro, lleno de ramas, que acercaba a mí el rumor de sus juncos y su cantar entre dientes. 

Y yo corría con tu hijo que era como un niñito de agua, frío, y el otro me mandaba cientos de pájaros que me impedían el andar y que dejaban escarcha sobre mis heridas de pobre mujer marchita, de muchacha acariciada por el fuego. 

Yo no quería, ¡óyelo bien!; yo no quería. 

¡Tu hijo era mi fin y yo no lo he engañado, pero el brazo del otro me arrastró como un golpe de mar, como la cabezada de un mulo, y me hubiera arrastrado siempre, aunque hubiera sido vieja y todos los hijos de tu hijo me hubiesen agarrado de los cabellos!”

Que horrible sensación tiene que ser esa, la de estar entre dos amores. Querer con todas tus fuerzas a uno pero sentirte arrastrada sin remedio hacia el otro… Y qué fácil se hace empatizar con “La novia” y sentir ese retortijón en las entrañas que ella siente…

Y es que al fin y al cabo de eso se trata esta adaptación de Paula Ortíz de esa gran obra de Lorca “Bodas de sangre”. Muy recomendable para aquellos que, como yo, son adictos al drama y a ese nudo que se forma en el pecho cuando uno tiene delante una obra como esta. Que lejos de evitar lo previsible de la tragedia que se avecina, se zambulle en ella dejándose arañar por cada verso.


Sin más os dejo el tráiler y como siempre un huequito ahí abajo por si alguno de vosotros, haya visto la peli o no, me quiere decir algo…


Comentarios

Entradas populares