Equivoquémonos...

Preferimos hundirnos en el titanic antes que arriesgarnos y navegar a la deriva sobre una tabla, ¿y si naufragamos?

Nos aferramos tanto a ese “más vale lo malo conocido…” que nos cerramos la puerta a cualquier cosa buena que tenga que venir y no entiendo a qué viene tanto miedo.

Que equivocarse es de sabios…

Que lo realmente jodido es repetir constantemente el mismo error...

Que es de tontos poner una y otra vez la otra mejilla cuando ya sabes de dónde te va a venir el golpe...

Que lo natural es esquivarlo...

Que no nos damos cuenta de que ya no nos quedan más mejillas ni más culos que poner...

Que nos han dado por todos los lados...

Que no tenemos ya más agujeros libres…

Dejemos de elegir lo menos malo, que nos merecemos algo mejor, ¿y si nos atrevemos con lo nuevo?, que puede que incluso nos sorprenda, y si no vale no tengamos miedo de cambiar de nuevo y así hasta que algún día encontremos algo con lo que realmente merezca la pena quedarse.

Comentarios

  1. Bego estoy de acuerdo, hay que cambiar aunque después el resultado nos defraude, lo importante es dar el paso y elegir lo desconocido, para luego poder valorar las consecuencias de ese cambio.
    Besos
    Puri
    Puri

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, hay que ser valientes y a fin de cuentas el que no arriesga no gana...
      Un abrazo, Puri.

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo con todo.
    Tenemos que salir de nuestra zona de confort, y empezar a experimentar, que la vida son dos días como para no vivirla de verdad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Claro que sí, tenemos mucho miedo a equivocarnos y a veces no querer salir de la zona de confort es el primer error...

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares