El Huerto de la vida…


En el huerto de la vida cada uno recoge lo que siembra y yo tengo la sensación de que me cambiaron las semillas que planté…

No quedó claro que le debía de pedir al olmo, pero nunca pedí peras…

A la hora de dar la mano me olvidé de poner límites y fueron demasiadas las veces que me quedé manca…

En el huerto de la vida también hay caballos de Atila da igual las semillas que inviertas que por donde pasaron ya nada volverá a crecer…

Me educaron a lo Juan Palomo y acabé tragando con cosas que jamás guisé…


En el huerto de la vida cada uno recoge lo que siembra. En el huerto tal vez pero en la vida… Ay, la vida! 

Comentarios

Entradas populares