Bye by MANGO


No era la primera vez que desahogaba su frustración frente a un botellín de cerveza, pero sí era la única vez que lo había hecho sola. Acababan de despedirla del trabajo, le habían dado una suculenta indemnización pero ya no tenia trabajo…

Adiós a los madrugones, a las semanas intensivas en rebajas, pero también adiós al sueldo fijo a fin de mes. Que si, que tiene dos años de paro, pero tal y como está la cosa, da miedito solo de pensarlo…

Sus compañeros-amigos del trabajo se habían ofrecido a acompañarla pero necesitaba estar sola. Pasear y poner en orden sus pensamientos era la idea pero, de repente, se vio sentada en la barra de una cervecería del centro.

Si su madre la viera por un agujerito diría: “¡Jesús, Elena, cualquiera que te vea, una mujer sola bebiendo en un bar… !” Que más daba ya… Le había dedicado 6 años de su vida a un trabajo para nada… “para nada no, Ele, te llevas un montón de amigos, la satisfacción del trabajo realizado y un buen dinerito con el que a lo mejor puedes montar algo…” ¿montar el qué? Si lo único que había hecho en la vida era ser dependienta, era lo único que sabía hacer… “Si en el fondo te han hecho un favor, que aquí estamos cada día peor” tal vez tuvieran razón pero ella no se sentía así, se sentía decepcionada, humillada y despreciada…

Es cierto que hubieron unos años muy buenos y que de un tiempo a esta parte el ambiente no era el mismo, habían bajado las ventas y la sombra de los recortes de personal crispaba el ambiente pero jamás pensó que fuera a ser ella… estaba en la lista, como todos, pero… había dado tanto por tan poco…

- ¡Camarero, otra cerveza! ...


Comentarios

Entradas populares